martes, 2 de abril de 2013

Mt 4,Ex 24-27,Pr 12


LECTURA PARA EL DIA 22 DE FEBRERO
Mateo

Capítulo 04

4:1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo.
4:2 Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.
4:3 Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.
4:4 Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
4:5 Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo,
4:6 y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está:
A sus ángeles mandará acerca de ti,
y,
En sus manos te sostendrán,
Para que no tropieces con tu pie en piedra.
4:7 Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.
4:8 Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,
4:9 y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares.
4:10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.
4:11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.
4:12 Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió a Galilea;
4:13 y dejando a Nazaret, vino y habitó en Capernaum, ciudad marítima, en la región de Zabulón y de Neftalí,
4:14 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo:
4:15 Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí,
Camino del mar, al otro lado del Jordán,
Galilea de los gentiles;
4:16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz;
Y a los asentados en región de sombra de muerte,
Luz les resplandeció.
4:17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.
4:18 Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.
4:19 Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.
4:20 Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.
4:21 Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó.
4:22 Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron.
4:23 Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.
4:24 Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.
4:25 Y le siguió mucha gente de Galilea, de Decápolis, de Jerusalén, de Judea y del otro lado del Jordán.


Éxodo

Capítulo 25

25:1 Jehová habló a Moisés, diciendo:
25:2 Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda.
25:3 Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata, cobre,
25:4 azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras,
25:5 pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia,
25:6 aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático,
25:7 piedras de ónice, y piedras de engaste para el efod y para el pectoral.
25:8 Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.
25:9 Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis.
25:10 Harán también un arca de madera de acacia, cuya longitud será de dos codos y medio, su anchura de codo y medio, y su altura de codo y medio.
25:11 Y la cubrirás de oro puro por dentro y por fuera, y harás sobre ella una cornisa de oro alrededor.
25:12 Fundirás para ella cuatro anillos de oro, que pondrás en sus cuatro esquinas; dos anillos a un lado de ella, y dos anillos al otro lado.
25:13 Harás unas varas de madera de acacia, las cuales cubrirás de oro.
25:14 Y meterás las varas por los anillos a los lados del arca, para llevar el arca con ellas.
25:15 Las varas quedarán en los anillos del arca; no se quitarán de ella.
25:16 Y pondrás en el arca el testimonio que yo te daré.
25:17 Y harás un propiciatorio de oro fino, cuya longitud será de dos codos y medio, y su anchura de codo y medio.
25:18 Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio.
25:19 Harás, pues, un querubín en un extremo, y un querubín en el otro extremo; de una pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos.
25:20 Y los querubines extenderán por encima las alas, cubriendo con sus alas el propiciatorio; sus rostros el uno enfrente del otro, mirando al propiciatorio los rostros de los querubines.
25:21 Y pondrás el propiciatorio encima del arca, y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré.
25:22 Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel.
25:23 Harás asimismo una mesa de madera de acacia; su longitud será de dos codos, y de un codo su anchura, y su altura de codo y medio.
25:24 Y la cubrirás de oro puro, y le harás una cornisa de oro alrededor.
25:25 Le harás también una moldura alrededor, de un palmo menor de anchura, y harás a la moldura una cornisa de oro alrededor.
25:26 Y le harás cuatro anillos de oro, los cuales pondrás en las cuatro esquinas que corresponden a sus cuatro patas.
25:27 Los anillos estarán debajo de la moldura, para lugares de las varas para llevar la mesa.
25:28 Harás las varas de madera de acacia, y las cubrirás de oro, y con ellas será llevada la mesa.
25:29 Harás también sus platos, sus cucharas, sus cubiertas y sus tazones, con que se libará; de oro fino los harás.
25:30 Y pondrás sobre la mesa el pan de la proposición delante de mí continuamente.
25:31 Harás además un candelero de oro puro; labrado a martillo se hará el candelero; su pie, su caña, sus copas, sus manzanas y sus flores, serán de lo mismo.
25:32 Y saldrán seis brazos de sus lados; tres brazos del candelero a un lado, y tres brazos al otro lado.
25:33 Tres copas en forma de flor de almendro en un brazo, una manzana y una flor; y tres copas en forma de flor de almendro en otro brazo, una manzana y una flor; así en los seis brazos que salen del candelero;
25:34 y en la caña central del candelero cuatro copas en forma de flor de almendro, sus manzanas y sus flores.
25:35 Habrá una manzana debajo de dos brazos del mismo, otra manzana debajo de otros dos brazos del mismo, y otra manzana debajo de los otros dos brazos del mismo, así para los seis brazos que salen del candelero.
25:36 Sus manzanas y sus brazos serán de una pieza, todo ello una pieza labrada a martillo, de oro puro.
25:37 Y le harás siete lamparillas, las cuales encenderás para que alumbren hacia adelante.
25:38 También sus despabiladeras y sus platillos, de oro puro.
25:39 De un talento de oro fino lo harás, con todos estos utensilios.
25:40 Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte.


Éxodo

Capítulo 26

26:1 Harás el tabernáculo de diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí; y lo harás con querubines de obra primorosa.
26:2 La longitud de una cortina de veintiocho codos, y la anchura de la misma cortina de cuatro codos; todas las cortinas tendrán una misma medida.
26:3 Cinco cortinas estarán unidas una con la otra, y las otras cinco cortinas unidas una con la otra.
26:4 Y harás lazadas de azul en la orilla de la última cortina de la primera unión; lo mismo harás en la orilla de la cortina de la segunda unión.
26:5 Cincuenta lazadas harás en la primera cortina, y cincuenta lazadas harás en la orilla de la cortina que está en la segunda unión; las lazadas estarán contrapuestas la una a la otra.
26:6 Harás también cincuenta corchetes de oro, con los cuales enlazarás las cortinas la una con la otra, y se formará un tabernáculo.
26:7 Harás asimismo cortinas de pelo de cabra para una cubierta sobre el tabernáculo; once cortinas harás.
26:8 La longitud de cada cortina será de treinta codos, y la anchura de cada cortina de cuatro codos; una misma medida tendrán las once cortinas.
26:9 Y unirás cinco cortinas aparte y las otras seis cortinas aparte; y doblarás la sexta cortina en el frente del tabernáculo.
26:10 Y harás cincuenta lazadas en la orilla de la cortina, al borde en la unión, y cincuenta lazadas en la orilla de la cortina de la segunda unión.
26:11 Harás asimismo cincuenta corchetes de bronce, los cuales meterás por las lazadas; y enlazarás las uniones para que se haga una sola cubierta.
26:12 Y la parte que sobra en las cortinas de la tienda, la mitad de la cortina que sobra, colgará a espaldas del tabernáculo.
26:13 Y un codo de un lado, y otro codo del otro lado, que sobra a lo largo de las cortinas de la tienda, colgará sobre los lados del tabernáculo a un lado y al otro, para cubrirlo.
26:14 Harás también a la tienda una cubierta de pieles de carneros teñidas de rojo, y una cubierta de pieles de tejones encima.
26:15 Y harás para el tabernáculo tablas de madera de acacia, que estén derechas.
26:16 La longitud de cada tabla será de diez codos, y de codo y medio la anchura.
26:17 Dos espigas tendrá cada tabla, para unirlas una con otra; así harás todas las tablas del tabernáculo.
26:18 Harás, pues, las tablas del tabernáculo; veinte tablas al lado del mediodía, al sur.
26:19 Y harás cuarenta basas de plata debajo de las veinte tablas; dos basas debajo de una tabla para sus dos espigas, y dos basas debajo de otra tabla para sus dos espigas.
26:20 Y al otro lado del tabernáculo, al lado del norte, veinte tablas;
26:21 y sus cuarenta basas de plata; dos basas debajo de una tabla, y dos basas debajo de otra tabla.
26:22 Y para el lado posterior del tabernáculo, al occidente, harás seis tablas.
26:23 Harás además dos tablas para las esquinas del tabernáculo en los dos ángulos posteriores;
26:24 las cuales se unirán desde abajo, y asimismo se juntarán por su alto con un gozne; así será con las otras dos; serán para las dos esquinas.
26:25 De suerte que serán ocho tablas, con sus basas de plata, dieciséis basas; dos basas debajo de una tabla, y dos basas debajo de otra tabla.
26:26 Harás también cinco barras de madera de acacia, para las tablas de un lado del tabernáculo,
26:27 y cinco barras para las tablas del otro lado del tabernáculo, y cinco barras para las tablas del lado posterior del tabernáculo, al occidente.
26:28 Y la barra de en medio pasará por en medio de las tablas, de un extremo al otro.
26:29 Y cubrirás de oro las tablas, y harás sus anillos de oro para meter por ellos las barras; también cubrirás de oro las barras.
26:30 Y alzarás el tabernáculo conforme al modelo que te fue mostrado en el monte.
26:31 También harás un velo de azul, púrpura, carmesí y lino torcido; será hecho de obra primorosa, con querubines;
26:32 y lo pondrás sobre cuatro columnas de madera de acacia cubiertas de oro; sus capiteles de oro, sobre basas de plata.
26:33 Y pondrás el velo debajo de los corchetes, y meterás allí, del velo adentro, el arca del testimonio; y aquel velo os hará separación entre el lugar santo y el santísimo.
26:34 Pondrás el propiciatorio sobre el arca del testimonio en el lugar santísimo.
26:35 Y pondrás la mesa fuera del velo, y el candelero enfrente de la mesa al lado sur del tabernáculo; y pondrás la mesa al lado del norte.
26:36 Harás para la puerta del tabernáculo una cortina de azul, púrpura, carmesí y lino torcido, obra de recamador.
26:37 Y harás para la cortina cinco columnas de madera de acacia, las cuales cubrirás de oro, con sus capiteles de oro; y fundirás cinco basas de bronce para ellas.


Éxodo

Capítulo 27

27:1 Harás también un altar de madera de acacia de cinco codos de longitud, y de cinco codos de anchura; será cuadrado el altar, y su altura de tres codos.
27:2 Y le harás cuernos en sus cuatro esquinas; los cuernos serán parte del mismo; y lo cubrirás de bronce.
27:3 Harás también sus calderos para recoger la ceniza, y sus paletas, sus tazones, sus garfios y sus braseros; harás todos sus utensilios de bronce.
27:4 Y le harás un enrejado de bronce de obra de rejilla, y sobre la rejilla harás cuatro anillos de bronce a sus cuatro esquinas.
27:5 Y la pondrás dentro del cerco del altar abajo; y llegará la rejilla hasta la mitad del altar.
27:6 Harás también varas para el altar, varas de madera de acacia, las cuales cubrirás de bronce.
27:7 Y las varas se meterán por los anillos, y estarán aquellas varas a ambos lados del altar cuando sea llevado.
27:8 Lo harás hueco, de tablas; de la manera que te fue mostrado en el monte, así lo harás.
27:9 Asimismo harás el atrio del tabernáculo. Al lado meridional, al sur, tendrá el atrio cortinas de lino torcido, de cien codos de longitud para un lado.
27:10 Sus veinte columnas y sus veinte basas serán de bronce; los capiteles de las columnas y sus molduras, de plata.
27:11 De la misma manera al lado del norte habrá a lo largo cortinas de cien codos de longitud, y sus veinte columnas con sus veinte basas de bronce; los capiteles de sus columnas y sus molduras, de plata.
27:12 El ancho del atrio, del lado occidental, tendrá cortinas de cincuenta codos; sus columnas diez, con sus diez basas.
27:13 Y en el ancho del atrio por el lado del oriente, al este, habrá cincuenta codos.
27:14 Las cortinas a un lado de la entrada serán de quince codos; sus columnas tres, con sus tres basas.
27:15 Y al otro lado, quince codos de cortinas; sus columnas tres, con sus tres basas.
27:16 Y para la puerta del atrio habrá una cortina de veinte codos, de azul, púrpura y carmesí, y lino torcido, de obra de recamador; sus columnas cuatro, con sus cuatro basas.
27:17 Todas las columnas alrededor del atrio estarán ceñidas de plata; sus capiteles de plata, y sus basas de bronce.
27:18 La longitud del atrio será de cien codos, y la anchura cincuenta por un lado y cincuenta por el otro, y la altura de cinco codos; sus cortinas de lino torcido, y sus basas de bronce.
27:19 Todos los utensilios del tabernáculo en todo su servicio, y todas sus estacas, y todas las estacas del atrio, serán de bronce.
27:20 Y mandarás a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas, para el alumbrado, para hacer arder continuamente las lámparas.
27:21 En el tabernáculo de reunión, afuera del velo que está delante del testimonio, las pondrá en orden Aarón y sus hijos para que ardan delante de Jehová desde la tarde hasta la mañana, como estatuto perpetuo de los hijos de Israel por sus generaciones.


Proverbios

Capítulo 12

12:1 El que ama la instrucción ama la sabiduría;
Mas el que aborrece la reprensión es ignorante.
12:2 El bueno alcanzará favor de Jehová;
Mas él condenará al hombre de malos pensamientos.
12:3 El hombre no se afirmará por medio de la impiedad;
Mas la raíz de los justos no será removida.
12:4 La mujer virtuosa es corona de su marido;
Mas la mala, como carcoma en sus huesos.
12:5 Los pensamientos de los justos son rectitud;
Mas los consejos de los impíos, engaño.
12:6 Las palabras de los impíos son asechanzas para derramar sangre;
Mas la boca de los rectos los librará.
12:7 Dios trastornará a los impíos, y no serán más;
Pero la casa de los justos permanecerá firme.
12:8 Según su sabiduría es alabado el hombre;
Mas el perverso de corazón será menospreciado.
12:9 Más vale el despreciado que tiene servidores,
Que el que se jacta, y carece de pan.
12:10 El justo cuida de la vida de su bestia;
Mas el corazón de los impíos es cruel.
12:11 El que labra su tierra se saciará de pan;
Mas el que sigue a los vagabundos es falto de entendimiento.
12:12 Codicia el impío la red de los malvados;
Mas la raíz de los justos dará fruto.
12:13 El impío es enredado en la prevaricación de sus labios;
Mas el justo saldrá de la tribulación.
12:14 El hombre será saciado de bien del fruto de su boca;
Y le será pagado según la obra de sus manos.
12:15 El camino del necio es derecho en su opinión;
Mas el que obedece al consejo es sabio.
12:16 El necio al punto da a conocer su ira;
Mas el que no hace caso de la injuria es prudente.
12:17 El que habla verdad declara justicia;
Mas el testigo mentiroso, engaño.
12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada;
Mas la lengua de los sabios es medicina.
12:19 El labio veraz permanecerá para siempre;
Mas la lengua mentirosa sólo por un momento.
12:20 Engaño hay en el corazón de los que piensan el mal;
Pero alegría en el de los que piensan el bien.
12:21 Ninguna adversidad acontecerá al justo;
Mas los impíos serán colmados de males.
12:22 Los labios mentirosos son abominación a Jehová;
Pero los que hacen verdad son su contentamiento.
12:23 El hombre cuerdo encubre su saber;
Mas el corazón de los necios publica la necedad.
12:24 La mano de los diligentes señoreará;
Mas la negligencia será tributaria.
12:25 La congoja en el corazón del hombre lo abate;
Mas la buena palabra lo alegra.
12:26 El justo sirve de guía a su prójimo;
Mas el camino de los impíos les hace errar.
12:27 El indolente ni aun asará lo que ha cazado;
Pero haber precioso del hombre es la diligencia.
12:28 En el camino de la justicia está la vida;
Y en sus caminos no hay muerte.

AUDIO LECTURA PARA EL DIA 21 DE FEBRERO

Mt 3,Ex 24,Pr 11

LECTURA PARA EL DIA 21 DE FEBRERO
Mateo

Capítulo 03

3:1 En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea,
3:2 y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.
3:3 Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías, cuando dijo:
Voz del que clama en el desierto:
Preparad el camino del Señor,
Enderezad sus sendas.
3:4 Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre.
3:5 Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán,
3:6 y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados.
3:7 Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?
3:8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento,
3:9 y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.
3:10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.
3:11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
3:12 Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.
3:13 Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él.
3:14 Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?
3:15 Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó.
3:16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
3:17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.


Éxodo

Capítulo 24

24:1 Dijo Jehová a Moisés: Sube ante Jehová, tú, y Aarón, Nadab, y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y os inclinaréis desde lejos.
24:2 Pero Moisés solo se acercará a Jehová; y ellos no se acerquen, ni suba el pueblo con él.
24:3 Y Moisés vino y contó al pueblo todas las palabras de Jehová, y todas las leyes; y todo el pueblo respondió a una voz, y dijo: Haremos todas las palabras que Jehová ha dicho.
24:4 Y Moisés escribió todas las palabras de Jehová, y levantándose de mañana edificó un altar al pie del monte, y doce columnas, según las doce tribus de Israel.
24:5 Y envió jóvenes de los hijos de Israel, los cuales ofrecieron holocaustos y becerros como sacrificios de paz a Jehová.
24:6 Y Moisés tomó la mitad de la sangre, y la puso en tazones, y esparció la otra mitad de la sangre sobre el altar.
24:7 Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos.
24:8 Entonces Moisés tomó la sangre y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas.
24:9 Y subieron Moisés y Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel;
24:10 y vieron al Dios de Israel; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno.
24:11 Mas no extendió su mano sobre los príncipes de los hijos de Israel; y vieron a Dios, y comieron y bebieron.
24:12 Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles.
24:13 Y se levantó Moisés con Josué su servidor, y Moisés subió al monte de Dios.
24:14 Y dijo a los ancianos: Esperadnos aquí hasta que volvamos a vosotros; y he aquí Aarón y Hur están con vosotros; el que tuviere asuntos, acuda a ellos.
24:15 Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte.
24:16 Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube.
24:17 Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel.
24:18 Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte; y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches.


Proverbios

Capítulo 11

11:1 El peso falso es abominación a Jehová;
Mas la pesa cabal le agrada.
11:2 Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra;
Mas con los humildes está la sabiduría.
11:3 La integridad de los rectos los encaminará;
Pero destruirá a los pecadores la perversidad de ellos.
11:4 No aprovecharán las riquezas en el día de la ira;
Mas la justicia librará de muerte.
11:5 La justicia del perfecto enderezará su camino;
Mas el impío por su impiedad caerá.
11:6 La justicia de los rectos los librará;
Mas los pecadores serán atrapados en su pecado.
11:7 Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza;
Y la expectación de los malos perecerá.
11:8 El justo es librado de la tribulación;
Mas el impío entra en lugar suyo.
11:9 El hipócrita con la boca daña a su prójimo;
Mas los justos son librados con la sabiduría.
11:10 En el bien de los justos la ciudad se alegra;
Mas cuando los impíos perecen hay fiesta.
11:11 Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida;
Mas por la boca de los impíos será trastornada.
11:12 El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo;
Mas el hombre prudente calla.
11:13 El que anda en chismes descubre el secreto;
Mas el de espíritu fiel lo guarda todo.
11:14 Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo;
Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.
11:15 Con ansiedad será afligido el que sale por fiador de un extraño;
Mas el que aborreciere las fianzas vivirá seguro.
11:16 La mujer agraciada tendrá honra,
Y los fuertes tendrán riquezas.
11:17 A su alma hace bien el hombre misericordioso;
Mas el cruel se atormenta a sí mismo.
11:18 El impío hace obra falsa;
Mas el que siembra justicia tendrá galardón firme.
11:19 Como la justicia conduce a la vida,
Así el que sigue el mal lo hace para su muerte.
11:20 Abominación son a Jehová los perversos de corazón;
Mas los perfectos de camino le son agradables.
11:21 Tarde o temprano, el malo será castigado;
Mas la descendencia de los justos será librada.
11:22 Como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo
Es la mujer hermosa y apartada de razón.
11:23 El deseo de los justos es solamente el bien;
Mas la esperanza de los impíos es el enojo.
11:24 Hay quienes reparten, y les es añadido más;
Y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza.
11:25 El alma generosa será prosperada;
Y el que saciare, él también será saciado.
11:26 Al que acapara el grano, el pueblo lo maldecirá;
Pero bendición será sobre la cabeza del que lo vende.
11:27 El que procura el bien buscará favor;
Mas al que busca el mal, éste le vendrá.
11:28 El que confía en sus riquezas caerá;
Mas los justos reverdecerán como ramas.
11:29 El que turba su casa heredará viento;
Y el necio será siervo del sabio de corazón.
11:30 El fruto del justo es árbol de vida;
Y el que gana almas es sabio.
11:31 Ciertamente el justo será recompensado en la tierra;
¡Cuánto más el impío y el pecador!

1 CORINTIOS 11.17-34,2 REYES 5,ABDIAS 1

1ra. a los Corintios Capítulo 11 11:17 Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo...